Decoración nórdica

¿Qué es el estilo escandinavo? ¿Qué características tiene la decoración nórdica? ¿Cómo crear un ambiente cómodo y acogedor? 

Si tienes todas estas preguntas y más sobre el reclamado estilo escandinavo te invito a seguir leyendo porque conocerás todos los secretos que la decoración nórdica esconde..

CONTENIDO

 

  • Orígenes de la decoración nórdica
  • Características de una decoración nórdica
  • Funcionalidad y materiales
  • Colores y luz natural
  • Conclusión

 

La popularidad del estilo escandinavo no para de crecer en el mundo de la decoración, y todo indica a que seguirá así bastante tiempo.

Y es que no es para menos porque es una decoración que se ha ido actualizando con el tiempo y es partidaria de la funcionalidad y la sencillez.

¿Qué más se puede pedir?

Orígenes de una decoración nórdica

Es difícil de creer pero la decoración escandinava no es nada nuevo, y es que comenzó entre 1940 y 1950.

Surge de una idea minimalista dándole vital importancia a la simplicidad, la funcionalidad y los colores neutros.

El estilo fue desarrollado en los cinco países nórdicos de Finlandia, Suecia, Noruega, Islandia y Dinamarca.

¿Y sabes qué?

Esto es algo que da lugar a error ya que el calificativo “escandinavo” no es del todo exacto porque Escandinavia sólamente incluye Suecia, Dinamarca y Noruega.

¿Entonces? ¿De dónde viene el término “Diseño escandinavo”?

A finales del siglo XIX los países nórdicos eran zonas pobres agrícolas, y por esa razón sólamente la clase alta podía permitirse tener algún objeto de decoración en casa.

Por lo general en las casas había pocos muebles, de formas sencillas y muy funcionales.

Y fue en 1947 con la exposición de diseño Trienal de Milán cuando se mostró el trabajo de los diseñadores escandinavos.

Tuvo tantísimo éxito que este estilo se extendíó rápidamente a nivel internacional con el nombre “Diseño escandinavo moderno”.

De esa popularidad surgió una exposición que se hizo recorriendo Estados Unidos y Canadá entre 1954 y 1957 cuyo título era “Diseño en Escandinavia”.

Los norteamericanos quedaron encantados y muy sorprendidos por ese nuevo estilo funcional con diseños limpios.

Lo que se exponía era el estilo de vida escandinavo, la sencillez y elegancia, todo ello inspirado en la naturaleza y por supuesto en el clima nórdico creando entornos confortables.

Los diseñadores que fundaron este estilo lo definieron justo como es ahora, con los mismos valores y características.

Y es que la finalidad de la decoración nórdica es mejorar la vida cotidiana en el hogar teniendo una fuerte influencia en la naturaleza.

Y después de esta pequeña clase de historia…

Llega el resurgimiento que nos trae a la actualidad, ya que fue a principios de la década de los 2000 cuando volvió a tomar protagonismo en la decoración del hogar.

Y la verdad que esta demanda no para de crecer, ya que este estilo ha evolucionado con nuevos diseños.

Pero cabe destacar que durante más de medio siglo este estilo ha creado su propio hueco en el mundo decorativo por ser sencillo, práctico y funcional.

Características de una decoración nórdica

Como ya hemos visto, el estilo escandinavo se caracteriza por una elegancia moderna y sobre todo por su funcionalidad y líneas sencillas.

Los muebles están pensados para ser duraderos y tener una finalidad además de ser bonitos.

¡Pero ojo!

Porque el diseño general no debe estar demasiado pensado, es decir, los espacios y los muebles deben surgir de forma natural potenciando la simplicidad.

La decoración nórdica se caracteriza por tener una fuerte influencia del minimalismo, con líneas sencillas y colores neutro.

La elegancia mezclada con la naturaleza y el clima nórdico son unas de las características que hacen fácilmente reconocible este estilo decorativo.

Lo que se pretende es llevar el confort y el placer al hogar a través de las formas naturales, la funcionalidad y la elegancia.

Funcionalidad y materiales

El diseño escandinavo busca la armonía con el entorno y que los objetos esten hechos para durar creando un entorno hogareño, sencillo y ordenado.

En otras palabras promueve la vida fácil, dentro de un espacio abierto donde la energía pueda fluir libremente.

En la década de los 90 se empezó a optar por las estancias abiertas, haciendo que la cocina, el comedor y el salón sean parte del mismo espacio.

Eliminando paredes se consigue que las casas en general parezcan mucho más grandes y luminosas.

Esto ayuda a mantener el orden porque al abrir el espacio todo queda a la vista y es más sencillo mantener las cosas ordenadas.

Un buen truco es optar por muebles empotrados para favorecer la creación de espacio y luminosidad, a la vez que ayudan a deshacerse del desorden que eclipsa la decoración. Para conseguir el equilibrio puedes dejar solamente los objetos elegantes a la vista y ocultar todo lo demás.

El ambiente debe ser relajado e inspirarte paz y bienestar en tu propio hogar, y para ello el diseño escandinavo acoge el arte y la cultura.

¡A gusto de consumidor, claro!

Y en cuanto a los materiales que debes elegir si quieres una decoración escandinava, debes saber que la naturaleza debe estar muy presente en todo momento.

En los paises nórdicos abundan los bosques y la madera ha pasado a formar una parte fundamental en este estilo decorativo.

Al introducir materiales naturales en la decoración se aprecia mejor el contraste entre las líneas simples y las formas abstractas de la naturaleza.

También esto sucede con la mezcla de materiales duros y blandos como son la piedra, la madera, la piel y el lino.

La combinación de diferentes materiales es lo que crea ese ambiente agradable, ya que los fondos neutros, la piel, la lana, el metal, el hormigón y la madera combinan a la perfección.

El truco es mantener la gama cromática de todos esos materiales en una combinación armoniosa, por ejemplo en blancos y grises.

A los escandinavos les encanta realizar actividades al aire libre, pero los duros inviernos hacen que aprecien más los cálidos veranos.

Y es precisamente de ahí de donde nace la idea de llevar la naturaleza al interior del hogar para poder superar la melancolía del invierno.

Un buen truco es colocar mantas de lana sobre un sillón, encender la chimenea para crear una atmósfera agradable o añadir alguna planta de interior.

Otra parte esencial para identificar el estilo escandinavo es el suelo de madera, e incluso a menudo se coloca en las paredes desde el suelo hasta el techo.

Esto ayuda a aportar más luminosidad eligiendo maderas claras, de pino o abedul que de esta manera reflejan mejor la luz y crea sensación de amplitud.

No se suelen acondicionar los suelos con moqueta ya que lo tradicional de este estilo es la madera en tonos naturales o pintada de blanco.

Y en cuanto a las alfombras, no suelen ser muy populares, pero pueden utilizarse sobre todo para delimitar espacios

¡Y aportan color y textura a la decoración!

Aunque es recomendable no elegir un estampado demasiado estridente, mejor los tonos suaves con un pequeño toque de color.

En cuanto a los muebles, los antiguos responden a un toque tradicional, pero en la actualidad se recurre a técnicas y materiales innovadores como el plástico reciclado.

Se caracterizan por prestar especial atención al detalle y por supuesto los materiales de calidad con líneas rectas y adornos discretos.

Por otro lado es bastante usual ver objetos  de vidrio y cerámica siguiendo la linea de la sencillez y las paletas cromáticas neutras.

El vidrio es genial para incorporar algún jarrón, ya sea con flores o únicamente como objeto de decoración. 

Y en cuanto a los elementos decorativos el estilo escandinavo permite que puedas mostrar tus gustos y personalidad sin abarrotar la estancia.

¡Incluso combinar lo nuevo con algo viejo! 

Otro material importante en la decoración escandinava es el metal, que se utiliza desde tiempos vikingos.

Desde 1950 el acero inoxidable ha ido sustituyendo a la plata como metal principal de los diseños nórdicos.

¿Y no hablamos de IKEA?

¡¡¡Pues claro que si!!!

Y es que siempre se ha relacionado a este gigante con el diseño escandinavo, pero con mucha razón ya que gracias a esta tienda el estilo nórdico se ha hecho más accesible.

IKEA ha sido muy influyente gracias a que su técnica ha fusionado el mundo del interiorismo y el de la moda, buscando las tendencias de cada uno para crear productos económicos.

Su papel en el desarrollo de la decoración escandinava ha sido clave, ya que ha seguido respetando la filosofía inicial de los fundadores de este estilo.

Y además de resultar asequible para todos los bolsillos, ha permitido a los consumidores incluir en sus hogares la funcionalidad y el diseño escandinavo.

Colores y luz natural

Aunque ya hemos visto algo sobre los colores, hay que tener en cuenta que esta decoración no solo se compone de colores neutro.

De hecho cuando el estilo industrial se empezó a desarrollar, se empezó a ver más colorido y mayor innovación en la decoración.

La gente estaba cansada de la paleta de colores neutro y necesitaban materiales y colores que modernizaran los espacios.  

Aunque estas nuevas influencias trajeron cambios, este estilo se sigue caracterizando por la simplicidad y la funcionalidad, aunque con más color.

¡Eso si, sin pasarse!

Solo dando una nota de color a la estancia, por ejemplo el sofá azul o verde, unos sillones con unos coloridos cojines… 

Aunque los colores serenos y puros siguen siendo la clave de la decoración escandinava, y realmente por eso es un estilo tan atemporal y demandado.

El gris, el beige y el blanco son los colores por excelencia, pero puedes elegir cualquier otro color para dar pinceladas de alegría a tu decoración.

Lo que de verdad crea el estilo escandinavo es la estética sencilla, elegante y con la presencia de la naturaleza.

Y es que lo mejor que puedes hacer es elegir los colores neutros para la base de la decoración. Puedes optar por el color blanco para las paredes ya que es totalmente atemporal.

Para añadir el contraste que necesita tu decoración elige poner el punto de color en muebles o accesorios.

Los colores que más suelen utilizarse en los nuevos diseños son los azules, mostazas y rojos. manteniéndose totalmente fiel al estilo.

¡No hay que perder el rumbo!

Si quieres saber más sobre los colores en la decoración pincha aquí y verás todas las opciones que tienes junto con un montón de trucos e ideas.

En cuanto a los estampados, no están “prohibidos” ni mucho menos pero al igual que con los colores, debemos tener cuidado con ellos.

Una pared con un bonito papel pintado o un par de cojines alegres en un sofá gris puede ser todo lo que tu decoración escandinava necesita.

Incorporar muebles de los mismos tonos de paredes y suelos aumenta la luminosidad y aporta una sensación de espacio.

Y ya que hablamos de la luz…

La natural es sin duda la mejor luz que existe y muy importante para la decoración nórdica, así que lo mejor es buscar que la luz entre en tu casa el mayor tiempo posible.

Para ello, la decoración en las ventanas se reduce al mínimo y la verdad que lo mejor sería no cubrirlas, pero esto a veces no es posible.

Puede ser que por intimidad o porque no te encante tener las ventanas desnudas quieras cubrirlas.

Para ello lo mejor es elegir cortinas sencillas, de una tela ligera como el lino. Su finalidad será únicamente decorativa la mayoría de las veces.

Si quieres saber un poco más sobre esto y coger algunas ideas de tejidos y estampados no dudes en echarle un ojo a Guía para decorar tus ventanas.

En Escandinavia no es muy común ver solamente una fuente de luz en una estancia, por ejemplo focos en el techo.

Lo normal es encontrar lámparas colgantes, lámparas de pie y también de sobremesa, pero algo que es muy tradicional son las velas que se emplean para crear <<hygge>>.

Haciendo un pequeño inciso te explicaré brevemente lo que es el hygge.

Es una palabra noruega que significa algo así como “bienestar”, y apareció en el siglo XVIII en varios textos daneses.

Realmente no se puede decir que tenga una traducción específica pero a grandes rasgos se refiere a la “comodidad hogareña”.

Todos los paises nórdicos han creado una especie de variante. En Dinamarca es hyggelig, en Suecia mysig, y en Noruega koselig.

El clima de los países nórdicos empuja a sus habitantes a querer disfrutar de sus hogares y disfrutar de los momentos cotidianos haciendo que sean un lugar donde descansar.

El truco del hygge es hacer lo que salga de manera natural sin juzgar si está bien o mal. Todo es hygge, por ejemplo un taza de café, sentarse en una cómoda butaca a leer un libro, charlar con amigos o con tu pareja a la luz de las velas…

Y volviendo a las velas, es un dato curioso el que los escandinavos utilizan más velas per cápita que ninguna otra población del planeta..

Las largas noches de invierno se hacen más amenas y bonitas con unas velas que iluminen la estancia y creen una atmósfera hygge.

¡Hágase la luz!

En conclusión

La decoración escandinava está actualmente en auge, y es que no es para menos porque busca el bienestar de quienes habitan la estancia.

Es sencillo reconocer un estilo nórdico, ya que sus principales características son la influencia del minimalismo pero con su toque de naturaleza.

Para ello es importante buscar la mejor forma de aprovechar la luz natural, elegir colores neutros con pequeños matices en colores vivos y buscar la funcionalidad de cada espacio.

Por supuesto están totalmente permitidos los accesorios de decoración de vidrio o metal, velas y alguna lámpara e incluso las plantas, siempre y cuando el estilo sea sencillo y elegante.

Es una gran decisión elegir la decoración escandinava para tu hogar ya que ofrece a sus habitantes una comodidad y una sensación de bienestar especialmente satisfactoria (hygge).

Estas son las características que debes tener en cuenta para decorar tu hogar con el estilo escandinavo y disfrutar cuanto antes de ella, asi que…

¡No esperes más!

Si deseas cambiar tu decoración, hacer reforma o simplemente darle una vuelta a lo que ya tienes, puedes contar con nuestros servicios que se ajustan a todo tipo de bolsillos. Pincha aquí para conocer más sobre ellos. 

Lo último

Aquí tienes algo que también puede interesarte

Añade aquí tu texto de cabecera