Iluminación artificial

La iluminación es una gran olvidada y realmente tiene una grandísima importancia. 

La luz es la que permite que los objetos sean visibles, igual que los colores dependen de la luz, la tonalidad, la saturación, etc.

Nos centraremos en la luz artificial o de interior, y es que tiene una gran importancia y complementa a la luz natural que entre en la vivienda.

La luz es emitida y reflejada por los objetos y por esta razón es tan importante la iluminación en la decoración.

Y es que define los espacios y es capaz de crear el ambiente que deseas debido a que junto con las sombras nos sitúa en el espacio y nos transmite sensaciones.

CONTENIDO

 

  • Tipos de luz
  • Tipos de lámparas
  • Funcionalidad y materiales
  • Conclusión

 

La mezcla de la luz natural y la artificial puede crear diferentes atmósferas aportando calidez, aplitud, comodidad o practicidad.

La luz más apropiada será la que resuelva mejor las necesidades del ambiente que estamos iluminando, ya sea por estética o de una forma práctica.

La iluminación artificial tiene la capacidad de alterar la percepción que tenemos de un espacio y además se pueden crear varios espacios dentro de una misma estancia.

Tipos de luz

Para obtener una buena iluminación en espacios grandes es mejor distribuir los puntos de luz en diferentes interruptores y de esta forma podemos jugar mejor con los tipos de luz.

Veamos los tipos de luz más comunes que hay…

  • Luz incandescente:

Este tipo de lámparas emiten luz por incandescencia producida por el calor que desprende el filamento de un material conductor que hace que pase la corriente eléctrica a través de él.

El foco incandescente ha sido tradicionalmente utilizado, pero en algunos países de la Unión Europea ha sido prohibida su fabricación y su venta.

Tienen un tono cálido y tienen un coste bastante bajo, pero son poco eficientes ya que la energía solo tiene un aprovechamiento del 15% en cuanto a luz se refiere y el resto es calor.

  • Luz halógena:

Este tipo de luz es más eficiente y aportan más luz que la incandescente, aunque deben manipularse con protección ya que alcanzan altas temperaturas.

Y además si la impregnamos con nuestra grasa cutánea al tocarlas directamente, podrían estallar.

En decoración se suelen utilizar para iluminar una zona en particular, pero tienen un gran consumo energético y también han sido sacadas del mercado europeo.

  • Luz fluorescente:

Realmente no es nada nuevo, ya que se inventó casi cuando lo hizo la bombilla incandescente, pero no fueron muy populares por su alto coste de instalación y mantenimiento.

Es bastante más eficiente que las dos anteriormente vistas y han sido transformadas varias veces desde que salieron al mercado.

Se han utilizado sobre todo en ambientes de trabajo y oficina, pero es recomendable utilizarla en lugares donde esté continuamente encendida (para evitar su parpadeo).

Y por esa misma razón no es muy buena para lugares de lectura o donde se realizan trabajos minuciosos.

  • Luz de diodos emisores LEDs:

Son la última tendencia en iluminación y no es de extrañar porque aportan mayor luz sin producir calor y tienen una vida más larga con un consumo de energía menor.

En cuanto a la calidad del color, este se produce desde el origen junto con la luz y no por barniz del “envoltorio” como en las otras.

¡Eso sí!

Son más costosos que los otros tipos de luz artificial, pero en compensación son respetuosos con el medio ambiente y además de durar muchísimo más tiempo, la factura de la luz se verá reducida.

Tipos de lámparas

La iluminación tanto la natural como la artificial, son una parte fundamental de la decoración del hogar, y saber qué tipo de luz y lámpara elegir es algo imprescindible para acertar.

Para eso es necesario conocer lo que el mercado nos puede aportar y teniendo en cuenta lo que necesitamos.

Además de cumplir la función de iluminar la estancia, las lámparas aportarán diseño y personalidad a nuestra decoración.

¡Así que vamos a ello!

  • Lámparas de pie:

Son las mejores para iluminar zonas de estar y de lectura. Además de estos lugares, si se coloca junto al sofá, aportarán luz de ambiente y será un buen elemento decorativo.

  • Lámparas de techo o colgantes:

Son un tipo de lámpara que aporta luz general a la habitación de forma indirecta. Suelen utilizarse como decoración para habitaciones como el salón o el dormitorio.

De hecho son las más utilizadas para iluminar las estancias, y es que se pueden encontrar en todos los tamaños y diseños que imagines.

Puede ser suficiente colocar una sola lámpara de techo, pero es recomendable utilizar otras lámparas para evitar sombras o zonas mal iluminadas.

Es una muy buena alternativa a las lámparas colgantes porque pueden iluminar de igual forma y son buenas para los espacios no muy grandes.

  • Aplique de pared:

Los apliques de pared son lámparas por lo general de tamaño pequeño que están anclados a la pared, ya sea enganchándolo con pinzas o directamente atornillado.

Suelen utilizarse como iluminación de un elemento concreto como un cuadro o figura decorativa, en el dormitorio para ayudar con la lectura o en exteriores como terrazas y jardines.

Para una iluminación eficiente de lectura se colocan las lámparas en la pared o la mesilla de noche, pero siempre asegurándonos de que la luz no deslumbre y que incida en el libro. 

En el baño, sin embargo, la parte del lavamanos y el espejo deberá tener una iluminación de detalle ya que es la zona donde nos arreglamos.

La mejor iluminación para el espejo es la lateral, como la de los camerinos, con bombillas de bajo voltaje para evitar las sombras.

  • Foco empotrable:

Son focos empotrados en el techo, los cuales se suelen colocar en cualquier estancia, y sobre todo en la cocina o el baño.

En la cocina los focos deben quedar por encima o por delante de la persona que se encuentra trabajando, ya que si están por detrás, se proyectan sombras molestas.

Son una muy buena opción si cuentas con un falso techo y no puedes colocar una lámpara colgante o un plafón y por lo general suelen colocarse de LED o bajo consumo.

  • Lámparas de mesa:

Se utilizan sobre todo como complemento de otras luces. Generalmente para zonas concretas de salones y mesillas de noche en el dormitorio.

Aunque se pueden utilizar de dos tipos: de luz localizada y de iluminación ambiental.

Las de luz localizada son las que se colocan en el escritorio y que deben proporcionar una luz directa, con cierta intensidad y dentro de lo posible, que su brazo contenga cierta flexibilidad.

Las de iluminación ambiental son más bien decorativas como complemento para crear una atmósfera más agradable.

Los accesorios y complementos decorativos pueden formar parte de los efectos de iluminación que deseamos tener en una zona concreta de nuestra casa.

Y de esa manera, con un elemento decorativo contribuimos a la parte ambiental de la estancia.

Funcionalidad y materiales

Las bombillas de bajo consumo han desplazado poco a poco a las incandescentes, y después de esto, las bombillas LED han revolucionado el mercado con su durabilidad y eficiencia.

Pero el mercado no solamente se centra en la parte técnica, sino que el diseño y los materiales de las lámparas han evolucionado también.

Esta evolución ha traido materiales sintéticos como el policarbonato, el metacrilato, la fibra de carbono, cerámica, caucho, e incluso cartón o cemento.

Se buscan los materiales ligeros y/o duraderos dependiendo de la utilidad de la lámpara, y buscando sobre todo la durabilidad, la belleza y la eficacia al proyectar la luz.

La mayoría de las lámparas son de cristal y vidrio, pero no es difícil encontrar materiales como el cemento en estilos decorativos como el industrial o incluso en el mobiliario urbano.

Muy populares se han hecho los diseños artesanales totalmente ecológicos con materiales como el cartón, que proporcionan una iluminación cálida y homogénea.

De esta forma también cabe la posibilidad de personalizar las lámparas eligiendo el tamaño, el color y el diseño ya que se fabican a mano.

De esta forma se puede dar un toque de personalidad a tu decoración con alguna lámpara original que proporcione una iluminación agradable.

¡Son todo ventajas!

En conclusión

La luz natural es una parte primordial en la decoración del hogar, pero siempre debe tener una buena luz artificial para completar la iluminación de cada estancia.

Hay muchísimas posibilidades en cuanto a la luz y su calidad se refiere, pero también de diseños, funcionalidades y materiales.

Los tipos de luz es de gran importancia y el modelo de lámpara debe elegirse dependiendo de la funcionalidad que le queramos dar.

Puede ser simplemente decorativa, para resaltar una parte de la estancia, o para trabajar o leer, lámparas de pie, apliques de pared o plafones para zonas más sencillas.

Las opciones son interminables, y sobre todo si hablamos de los materiales o los diseños de las lámparas, así que démosles protagonismo en nuestra decoración y…

¡Hagase la luz!

Lo último

Aquí tienes algo que también puede interesarte

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera